miércoles, 6 de mayo de 2009

Disculpa si te digo amor...

Las noches son malas. Me acostumbré a ti. Pero ahora sólo la luna me acompaña ¿y tu? en otra habitación. Mil veces le he contado a la almohada mi dolor cuanto te amé cuanto te amó cuanto te amaré después de esa oración. Si, te amo, disculpa que te diga amor, pero el perfume que has dejado en la cama me recuerda a cada instante de ti... cada centímetro, cada poro de tu piel... Y disculpa si te lo digo ahora, pero fuiste, y eres, mi primer amor... Sólo espero que esa mujer que ahora te acompaña te cuide por las noches, y cada vez que vigile tu sueño te diga, te diga que eres su único amor...

10 comentarios:

Arturo Diaz dijo...

Mmmm... el poema... revisa el ultimo verso de la cuarta estrofa

Arturo Diaz dijo...

Acabo de escribir un pequeño poema inspirado en el que acabas de poner, haber que te parece :)

Luz de plata me cobija
Recuerdos con tu nombre
Viven en mi
Esencias de amor aun sollozantes

Amor no me olvides
Amor sigo aquí
Tu flama aun arde
Aun me consume

Adoración eterna
Tu perfume, mi pasión
Esencias pasadas tan presentes
Tan vivas, tan mías

Amor no me olvides
Que tu felicidad sea tuya
Aun siendo la mía extrañada
Amor mío, siempre mío

Duerme mi vida
Que la luz de plata te cobije
Porque tu ya me olvidaste
Porque tu ya no eres mío

Ana O dijo...

Ooooooh que hermoso. Me gusta. que alegría que un poema mío inspire otro, muchas gracias por leerme por inspirarte y por escribir, sigue haciéndolo

Anónimo dijo...

“A la orilla del mar…”

Te veo caminar a lo lejos, solo alcanzo vagamente a divisar,
tu cabello brillante, como el día, como un rayo fulgurante de Sol,
y mientras en tus hombros se imprime un tenue reflejo lunar
vas dejando un rastro de polvo estelar,
te acercas cada vez más.

Y así voy asesinando mis noches, con tu dulce recuerdo y mi nostalgia,
y los días se vuelven más pesados sin la dulzura de tus ojos,
las estrellas no alumbran igual que tu sonrisa transparente,
y sin tu cuerpo etéreo, el misterio de vivir se pierde en la monotonía.

Quisiera tener aunque sea un suspiro tuyo, arrebatarte un poco de amor,
ir caminando de la mano, como dos tontos e ingenuos enamorados,
platicando de cosas triviales que se vuelven tan fundamentales,
encender día con día, momento tras momento, el fuego de la pasión.

Quisiera enamorarte poco a poco, beso a beso, caricia a caricia,
en cada mirada descifrar el misterio enigmático del amor,
contar una por una las estrellas del inmenso y vasto universo,
y así, solos, los dos, burlarnos felizmente de la soledad y el tedio.

Quisiera compartir tantas cosas contigo, mirar las nubes todo el día pasar,
llamarte mi musa, mi inspiración, mi estrella de mar, mi estrella fugaz,
dibujar en tu rostro una sonrisa, de esas como las que solo tú sabes formar,
y juntos los dos, solo tú y yo, querernos a la orilla del mar.

Mario Alberto

EdieNoyola dijo...

Muy hermoso... olvidate de las reglas de la poesia y escribe con la idea de imprimir tus pensamientos como si fueran una huella digital...

Edie (tu mami twitter)

Ana O dijo...

Ooooh muchas gracias, si, soy una rebelde y escribo como yo sola me entiendo xD Muchas gracias por leerme

ALADYGMA dijo...

ME GUSTO

Izernet dijo...

Que tal Patty
Pues me encanto, otro mas que me gusto, que bien escribes.
@arqizer

El psiquico dijo...

wow muy adecuadoooo tu lo escribiste?

a1c0n dijo...

WOOOOOOOWWWW la verdad que me encanto este poema.. tienes mucho talento.. me encanto. la verdad me identifique mucho con el.

Gracias por este pequeño fragmento.

Publicar un comentario